Rhinechis scalaris, culebra de escalera

Rhinechis scalaris

La culebra de escalera (Rhinechis scalaris) es una especie de serpiente, inofensiva, de la familia Colubridae, de cuerpo robusto y cola relativamente corta. Alcanza una longitud de metro y medio y pueden llegar a vivir casi 20 años.

Los ejemplares juveniles son de color gris, salpicado con motas negras, y con un diseño a lo largo de su lomo como de una escalera de mano (manchas negras con forma de «H», de ahí su nombre común). En los adultos los escalones se van borrando dejando solo dos dos líneas negras paralelas recorriendo longitudinalmente su espalda y su color se torna a pardo amarillento, también con algunas motas negras diseminadas.

Rhinechis scalaris, culebra de escalera

Tiene una cabeza pequeña pero bien diferenciada, fuerte y ancha. Muestra un hocico muy prominente con respecto a la mandíbula inferior. Una línea oscura sale desde el ojo hacia atrás y abajo y, muchas veces, aparece una mancha negra (como una lagrima) que cae del ojo hacia abajo. Sus pupilas son redondas y de color negro.

Aunque es inofensiva, puede ser relativamente agresiva. Como todas las serpientes ibéricas su primera reacción será la de huir, pero si se siente acorralada nos responderá de forma más agresiva cuanto mayor sea la temperatura ambiente. Su forma de responder es levantar la cabeza y el cuello y, sobre todo en las serpientes más jovenes, emitir un soplido de advertencia. Si la cogemos, vaciará un líquido maloliente de sus glándulas cloacales y morderá casi con seguridad, con una mordedura que sin ser especialmente fuerte y dolorosa, rasga la piel debido a los finos y agudos dientes que posee y que además se fracturan con facilidad. No hay que preocuparse por esta mordedura ya que no tiene veneno, simplemente debemos limpiar la herida con un desinfectante, ya que los ofidios suelen contener bacterias en la boca y dejar curar la herida, si es que se ha producido.

Rhinechis scalaris, culebra de escalera

La culebra de escalera se alimenta casi exclusivamente de mamíferos y aves, y mas excepcionalmente de invertebrados y reptiles. El tamaño relativo de las presas consumidas es bajo, tanto en longitud como en biomasa , lo que indica que consume presas relativamente pequeñas. La mayoría de las presas son ingeridas comenzando por la cabeza. La culebra de escalera modifica su dieta a lo largo de su desarrollo: las culebras recién nacidas y juveniles solo se alimentan de las especies presa más pequeñas (musarañaas, neonatos de ratones), las aves son consumidas por ejemplares que ya han alcanzado la madurez sexual, y las especies presa de mayor tamaño (topo común, rata común, lirón careta, conejo, liebre) solo son consumidas por las culebras de mayor tamano.

En España existen 13 especies de serpientes pero solo 5 de ellas son venenosas, tres víboras y dos culebras

  • Vipera aspis aspis (Víbora áspid).
  • Vipera latastei (Víbora Hocicuda o de nariz chata).
  • Vipera seoanei (Víbora de Seoane).
  • Malpolon monspessulanus (Serpiente Montpellier o Culebra Bastarda).
  • Macroprotodon brevis (Serpiente Falsa Suave o Culebra de Manto o Culebra de cogulla).

Las dos culebras venenosas difícilmente pueden inocularnos grandes cantidades de veneno, salvo que las manipulemos. Además, su veneno no es especialmente tóxico y los colmillos que lo inoculan se encuentran en la parte trasera de la boca, por lo que habría prácticamente que meterles el dedo al fondo de la boca para que nos lo inocularan.

Si tienes un accidente con una serpiente, manten la calma y recuerda que las serpientes ibéricas no son especialmente peligrosas. En España se da una media de 130 mordeduras venenosas al año, y únicamente, el 1% de estas mordeduras es mortal. En general, los casos de muertes se atribuyen a tardanza en el tratamiento, generalmente por producirse la mordedura en zonas de difícil acceso. También, la mordedura de personas con la salud comprometida, o de niños y ancianos, puede resultar en tragedia, a pesar de que en principio las serpientes ibéricas no debieran ser mortales para un humano.

Diferenciar una víbora de una culebra:

  • Ojos: las víboras tienen ojos rasgados, con la pupila alargada en vertical, como los de un gato. Las culebras poseen unos ojos grandes de pupila redonda.
  • Escamas cabeza: las culebras tienen escamas de diferentes tamaños en la cabeza, y algunas de ellas son muy grandes. Sin embargo, las escamas de la cabeza de las víboras son pequeñas, y de tamaño similar al resto del cuerpo.
  • Forma de la cabeza: las víboras suelen tener una cabeza triangular; las culebras tienen la cabeza más ovalada (menos la culebra viperina).
  • Diseño lomo: Los diseños en zig-zag son bastante típicos de las víboras, aunque la culebra viperina ha decidido adoptar este aspecto para asustar a sus enemigos

Las serpientes son muy beneficiosas para el medioambiente, asi que procura no molestarlas y no hacerles daño.

Las fotografías de este artículo se tomaron en la aldea de Artaj el 22 de Julio de 2016

Fuentes:

Clasificación científica

Rhinechis scalaris
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Serpentes
Familia: Colubridae
Género: Rhinechis
(Michahelles in Wagler, 1833)
Especie: R. scalaris
(SCHINZ, 1822)
IPCAM 2Artaj
El tiempo en Artaj (Andilla) por Openweather
El tiempo ofrecido por OpenWeatherMaps
Canal Telegram
Para estar actualizado de todas las novedades en la web